Bitcoin y El Salvador: ¿Qué implica la “bitconización”?

bitcoin, bitconizacion, criptomonedas

El anuncio de utilizar el bitcoin como medio de pago en El Salvador parece ser una medida un tanto irresponsable y de poco sustento teórico. Veamos la diferencia entre dinero y criptomonedas.

El coautor de este artículo es el ingeniero comercial y magíster en Economía de la UC, Alejandro Guin-Po.

Hace algunas semanas, una noticia excéntrica surgió en El Salvador. Se aprobó una ley que permite que el bitcoin, uno de los activos digitales más transado en los últimos años, sea aceptado como moneda de curso legal.

En otras palabras, la legislación del país caribeño acepta el uso del bitcoin como medio de pago en la actividad económica. Incluso, se promovía su uso puesto que el gobierno salvadoreño regalará 30 dólares en bitcoin a sus ciudadanos.

El Salvador ya no contaba con una moneda propia, puesto que su economía se encontraba dolarizada debido a continuos problemas inflacionarios y credibilidad de la autoridad monetaria. Esto quiere decir que para las transacciones diarias se ocupaba el dólar estadounidense.

¿Tiene algún sustento en principios económicos lo propuesto por la legislación en El Salvador? La respuesta esta pregunta es categóricamente no, puesto que, si bien el bitcoin es un activo digital, no es una moneda.

Bitcoin versus dinero: Las 3 funciones claves del dinero

Hay que recordar las tres funciones claves del dinero: unidad de cuenta, medio de pago y reserva de valor

1. Unidad de cuenta

En primera instancia, el bitcoin es bastante malo como unidad de cuenta. Actualmente una unidad de bitcoin se encuentra en torno a 34 mil dólares estadounidenses, por lo que para comprar un almuerzo por ejemplo (10 dólares) necesitaría 0,0003 bitcoins. Parece poco práctico ¿no cree usted?

Imagine esto en millones de transacciones diarias entre consumidores y empresas, entre empresas, empresas y gobierno, etc. ¡Parece una locura!

2. Medio de pago

En segundo lugar, el uso como medio de pago también es complejo. Dado que el bitcoin es un activo digital, necesitaría un software lo suficientemente efectivo para el pago o hacer transacciones, lo que puede ser muy engorroso en el uso diario.

Cabe recordar que cuando se realiza una transacción en bitcoin, esta debe ser validada por un grupo grande de agentes que utilizan códigos sofisticados. Esto hace que la aceptación de la transacción no sea instantánea.

Aquí se manifestaría una de las características más relevantes del dinero, que es su aceptación generalizada por todo el mundo. A pesar de ser una moneda legal, podría encontrar una contraparte que no aceptase que le pagaran en bitcoin, así como podría haber alguien que no quisiera aceptar pesos chilenos, aunque ambos fuesen legales.

De la mano con este último punto, el sistema bancario salvadoreño también necesitaría una transformación radical para incluir en sus balances el bitcoin en cuentas corrientes, tarjetas de créditos y otros medios de pago. El costo de esta medida puede ser enorme.

Esto último tampoco toma en cuenta los inconvenientes que ha tenido el bitcoin al asociarse con pagos informales (incluso ilegales), puesto que no deja registros bancarios.

3. Uso como reserva de valor

Finalmente, pero no menos importante, se encuentra su uso como reserva de valor. Una moneda por lo general es un activo relativamente estable, que pierde su valor lenta y sostenidamente a manos de la inflación. Como se aprecia en la figura, las fluctuaciones en el valor de esta moneda son enormes en muy poco tiempo.

Evolución del precio del bitcoin (USD)

Valor bitcoin

En casos excepcionales en la historia hemos sido testigos de hiperinflaciones en el mundo (sobre 50% de inflación mensual), lo que lleva a que usualmente la moneda termine abandonándose para privilegiar otras.

Esto ha estado ocurriendo en los últimos meses en Venezuela, la que poco a poco ha tendido a la dolarización, puesto que su moneda ha experimentado una inflación de más de 1.000.000% en un año.

¿Qué arriesga El Salvador con esta audaz medida?

Esta medida puede trabar las transacciones comerciales e incluso producir un temblor de magnitud difícil de dimensionar en el sector financiero.

La economía arriesga que el Fondo Monetario Internacional decida no rescatarla en caso de entrar en problemas de pago de su deuda externa por el hecho de usar una moneda que no es tal y que incluso se asocia con transacciones ilegales.

En resumen, el uso de bitcoin como moneda de curso legal avizora ser un desastre, puesto que la voluntad no alcanza para poder instaurar una moneda. El dinero tiene sus propias características, fundamentadas principalmente en su uso y aceptación generalizado.

Actualízate con el curso sobre macroeconomía (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes [addtoany]

Artículos más recientes del autor